1. Con toda la ilusión del mundo, empiezas a escribir las cartas de tu perfil.

2. Intentas encontrar al menos 5 fotos en las que no parezcas un orco (ya habrá tiempo para que te vean en esa precaria situación mañanera).

3. Terminas las cartas, completas el resto del perfil y te sientas a esperar la primera solicitud.

4. Te pasas el primer día actualizando el gmail cada 5 minutos. Esa deseada solicitud sigue sin llegar.

5. Revisas tu perfil. Empiezas a encontrar errores en todos lados y te invade la sensación de que más que parecer la futura Mary Poppins, te asemejas a Cruela de Vil.

6. La primera solicitud aparece. ¿Histérica? ¿Yo? ¿YO?

7. Familia con 4 niños, dos de ellos gemelos de 9 meses. Tu puedes con eso, SIN DUDA.

8. Respondes a su solicitud contestando todas las preguntas que te hacen, sacando simpatía de donde sea, analizando cada una de las frases que has escrito antes de mandarlo.

9. 24 horas después te rechazan sin ninguna explicación.

10. Llega la solicitud de una segunda familia: 2 niños, de 5 y 7 años. Sientes que la suerte ha llegado a tu puerta.

11. Les contestas a la solicitud y sorprendentemente, te responden.

12. En esa respuesta te informan de que te llamarán. Nunca habías pensado que tendrías pánico a tu propio teléfono.

13. ¿Estás en el baño? ¿En la ducha? ¿Durmiendo? Recibes la llamada de la Host-family.

14. El nivel de inglés que demuestras en esa primera llamada es: «Jelou jou ar yu?».

15. Tres llamadas y varios emails después, cuando ya te ves viviendo en su casa… «Finalmente, hemos decidido hacer «match» con otra chica (…)».

16. Crees que jamás podrás recuperarte de semejante patada en el alma. Tu LOS QUERÍAS.

17. Decides no ilusionarte más por ninguna familia, tus sentimientos y tu integridad mental son más importantes.

18. Vives los siguientes rechazos como quien ve pasar el tren. O eso parece.

19. Entre correos y llamadas respondes preguntas que jamás llegas a saber si realmente tienen alguna respuesta correcta.

20. Sospechas que algunas de esas preguntas están pensadas para demostrar que no estas como un cencerro.

21. Te das cuenta de que, al contrario de lo que has leído en todos lados, el criterio de elección de un au pair es aun terreno desconocido.

22. Innumerables familias después, pasadas mil llamadas y cientos de emails, empiezas a pensar si realmente hay una familia para ti en este mundo.

23. Una familia normalita, con tres niñas de edades razonables y un perro contacta contigo.

24. Pasa el tiempo y empiezan a caerte bien, DEMASIADO bien. ¿Sientes eso? Es el «enamoramiento au pair».

25. Enhorabuena, eres la elegida. El resto no importa… todavía. 

FUENTE: http://apagayvamonosdeaupair.blogspot.com.es/2014/02/25-cosas-que-pasan-al-buscar-hostfamily.html