En el Reino Unido existen gran variedad de sitios y superficies para gastar nuestro dinero en la cesta de la compra. Como pasa en todos los países, según el sitio escogido, varía sustancialmente la calidad y el precio de la comida. Para todos aquellos que vamos un pelín justos de dinero, aquí os dejo unas recomendaciones y consejos útiles para ahorrar. Y además de verdad:

Los supermercados más económicos: ASDA, LIDL, ICELAND

Todos estos supermercados suelen ser grandes superficies situadas a las afueras de la ciudad ya que necesitan un gran espacio entre edificio y zona de párquing (aquí suelen ser abiertos, en vez de hacerlos subterráneos con varias plantas).

ASDA ha sido nombrado y tiene fama de ser el supermercado más barato de Inglaterra. Su lema «Saving your money every day» se convierte en realidad bajo el paraguas de su marca blanca «Smart Price» en la cual por 10-15 pounds puede llenar la cesta de la compra para una semana. Junto a LIDL y ICELAND suelen estar situados en barrios de las denominadas baratas o «cheap zones» en medianas y grandes urbes. Se tratan de zonas que concentran y viven un gran número de inmigrantes con un nivel adquisitivo medio-bajo.

La particularidad que tiene ICELAND, como su nombre indica, es del estilo «la Sirena» en España y tiene todo tipo de comida congelada a precios muy reducidos. En cambio LIDL, aunque sea también muy económico, ofrece a mi parecer productos de mejor calidad si lo comparamos en España. En cuanto a supermercados económicos destacar también el MORRISONS, el Mercadona del Reino Unido.

Los supermercados «normales»: TESCO, MORRISSONS, SAINSBURY y COOPERATIVE FOOD

Morrissons vendría a ser algo intermedio entre un supermercado «normal» y uno «económico». Gran variedad de productos y muy buena presentación de los mismos aunque ajustando al máximo sus precios.

Qué decir del TESCO, la cadena más popular de Inglaterra y la cuarta más grande del mundo. Filosofía de tienda de barrio junto a SAINSBURY y COOPERATIVE FOOD donde los puedes encontrar en distintos tamaños –immensos y pequeños- dependiendo de su ubicación y, en grandes ciudades, ofreciendo incluso servicio de 24 horas.

Los supermercados más caros: MARKS & SPENCER’s y WAITROSE
Destacan por la calidad y variedad de sus productos, la inmensa mayoría primeras marcas. Estos dos supermercados serían el equivalente a El Corte Inglés en España en cuanto a calidad, presentación de sus productos y precio de los mismos. Sin duda una buena opción para aquellos sibaritas que no se privan de nada en cuanto llega la hora de llenar la cesta de la compra o, bien tengan una situación financiera holgada y se pueden permitir la compra de productos de primeras marcas.

RECOMENDACIÓN:

Si vas apurado de pasta y además de verdad, recomiendo ir a comprar un par de horas antes del cierre de los grandes supermercados (ASDA o MORRISSONS por ejemplo), momento que escogen para rebajar considerablemente el precio de todos aquellos productos frescos y perecederos que vayan a caducar el día siguiente o directamente los tengan que tirar a la basura.
Muy atentos a productos como el pan, carnes, pescado, sándwiches… y alguna cosilla más. Nunca viene mal pillar alguna ganga que otra y ponerlo directamente en el congelador si no lo vas a comer en la misma noche o día siguiente.

ALTERNATIVAS

Tiendas de barrio: Los badulaques o mini-supermercados

Regentados en su mayoría por indios y pakistaníes, suelen ser como los que ya hay en las grandes ciudades españolas o de similares características con aquellos supermercados que hay en los pueblos -en los que puedes encontrar un poco de todo- y sus horarios comerciales se suelen alargar hasta medianoche. Estos lugares vienen muy bien para comprar cosas puntuales, aunque sus precios suelen ser más caros de lo habitual. Eso sí, la gran ventaja es que los hay a patadas en todas las esquinas, por lo que tranquilo que vivas donde vivas, siempre vas a tener uno de estos cerca de casa. Venden alcohol y tabaco, para los que les guste el vicio y quieren comprarlo a última hora de la noche. Atentos a los carteles que muchos particulares suelen colgar a la entrada de estas tiendas si acabas de llegar y estás buscando habitación o piso. Ver aquí

Ferias, mercadillos y puestos de la calle

A lo largo del año, si quieres encontrar comida fresca y del día, solo hay que pasearse por el centro de cualquier ciudad para encontrar en sus mercadillos y puestos de la calle multitud de productos, ecológicos y naturales sacados directamente del mismo campo inglés. Lo más típico es encontrar cualquier tipo de fruta y verduras frescas tales como la remolacha, patatas, lechugas de diferentes tipos y texturas, maíz, zanahorias, judías, manzanas, melocotones o las frutas del bosque.

Además y según en qué ciudad y pueblo vivas, regularmente se organizan Ferias donde podrás encontrar gran cantidad de productos orgánicos que abarcan desde las patatas hasta las galletas, pasando por los panes, productos lácteos (leche pasteurizada, mantequilla o quesos), bebidas y carnes (vaca, cordero y cerdo).

Por último indicaros que en ciudades grandes como Londres, hay una serie de lugares donde podéis ir a visitar y comprar en diferentes mercadillos llamados «Farm Markets».

POUNDLAND, 99’p STORE, SAM 99p y POUNDWORLD

Existen una cadena de tiendas en UK, el equivalente a los ya extinguidos «todo a 100» en España, que continúan con su política de todo a 1 libra desde hace más de 20 años. Excepto productos frescos (solo leche), en ellos encontrarás una gran multitud de productos y de primeras marcas que abarca desde productos del hogar de higiene (champús, desodorantes, pastas de dientes, geles) como de limpieza (lejías, fairy…), medicinas, juguetes o herramientas a todo tipo de chocolatinas (destacar Kinder Bueno o KitKat) y material escolar. Y todos y cada uno de ellos por 1 pound.

Entrar en uno de estos establecimiento es poco más que adictivo, tal y como ocurre en un Primark. Uno entra, coge una cesta gigantesca la llena hasta arriba y se ha gastado 15 libras en total, o incluso menos. Y es que lo que empezó siendo una marca «cutre», imposible de encontrar en los barrios acomodados y relegada a calles secundarias de la periferia, promete hacerse fuerte en las zonas más chic de la capital. Al parecer, a los ricos también les gustan los chollos y en este tipos de tiendas uno puede encontrar muchos.